Porque estar al día nunca fue tan fácil

cacao y café

Hace unos días hablaba con un cliente sobre la casuística de que algunos Coffee shop suelen tener también un pequeño hueco destinado al chocolate; bueno, mejor dicho, al cacao en su estado puro. Y es que el chocolate como bebida, parándome a reflexionar sobre ello, es una deliciosa experiencia sensorial gracias a sus notas y diversos aromas, sin mencionar el impacto del tueste y la preparación en la taza final. A la vez que me escuchaba comentando estas cuestiones me decía: ¡como el café!

¿Y si maridamos cacao y café? De hecho, existen numerosas recetas en las que, por tradición, ya se mezclaban ambos productos: mokaccino en versión bebida, bombones rellenos de café en versión postre y un sinfín de tartas.

Quienes hemos tenido la oportunidad de probar una cereza de café o incluso un café de especialidad, podemos recordar el placer y la sorpresa que estos dos productos nos dieron; todos esos sabores y sensaciones que no sabíamos que podía tener el café y que pudimos probar realmente por primera vez. No he tenido el gusto aún de conocer desde el origen el cacao, pero sé que existen numerosas similitudes entre el café y el chocolate. Hablo de la estructura de la fruta, los procesos de fermentación y secado, las curvas de tueste e incluso algunas de las herramientas y equipos utilizados en ambas industrias… Hay muchas semejanzas que se pueden encontrar, incluso la procedencia: Etiopía, México, Costa Rica…

Como barista, me despierta curiosidad pues he leído algunos artículos de compañeros de profesión que han utilizado una Chemex para preparar infusión de cáscara de cacao y me imagino la cantidad de parámetros que también han tenido que controlar para sacar una taza ácida, con notas afrutadas y un cuerpo ligero. Creo que en esta tercera ola del mundo de “la especialidad” buscamos matices que se alejan mucho del factor comercial; es por eso que cuando hablo de cacao se me viene a la mente una taza fina.

¿Creéis que van bien de la mano? Al final, el consumidor de un buen café de especialidad tiene el paladar acostumbrado a nuevos sabores, exigiendo una calidad alta, y quiere que esa taza se convierta en una experiencia. El consumidor medio de café de especialidad quiere probar la variedad del café y también el impacto del tueste y el procesamiento. Pues es aquí donde me nace la curiosidad por el cacao, escapando de las marcas comerciales e investigando en sus países de origen cómo explotar más este producto que tan buenas migas hace, en mi opinión, con mi gran pasión.

Es pensar en esta mezcla y se me hace la boca agua, es otra dimensión deliciosa. ¿Os está pasando?

Luis Blanco

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This