Porque estar al día nunca fue tan fácil

Con el horizonte de la renovación de los consejos reguladores de Galicia muy cerca (tendrá lugar a lo largo del año próximo), la Denominación de Origen Ribeiro celebró su gala de entrega de premios, un evento que cumplió diez años continuando el carácter itinerante estrenado el año pasado pero volviendo a su ámbito provincial. Así, Ourense fue la ciudad elegida para la gala, en la que fueron premiados iniciativas, personas y vinos que hacen cada día más grande esta Denominación.

Como mejores vinos del año fueron reconocidos Ramón do Casar Treixadura, como Mejor blanco de bodegas; Eduardo Peña, como Mejor blanco de ‘colleiteiro’; Priorato de Razamonde 2019, como Mejor tinto de bodegas; y Tinalla 2020, como Mejor tinto de ‘colleiteiro’. Junto a ellos se premió a A Taberna (Mejor servicio de vino en restaurante), A Vivariense (Mejor tienda especializada), Vinoteca Jaleo (Mejor taberna-bar de vinos), Campo Galego (Mejor labor de comunicación), Almudena Alberca (Premio ‘Muller e Viño’), Xulia Bande (Premio ‘Vida entre vides’), ‘Cuñados’ (Premio ‘Ribeiro en Nós’, de nueva creación) y Manuel Villanueva, que fue reconocido como ‘Persoeiro de Honra’.

Pero la ceremonia no pudo huir del ambiente preelectoral que se vive en los consejos reguladores gallegos, que afrontarán la renovación de sus plenos y sus cargos directivos el próximo año. Con este horizonte, el presidente del Consejo Regulador y de la Ruta del Vino, Juan M. Casares, dedicó su discurso no solo a loar las bondades de O Ribeiro, su territorio, sus gentes y sus vinos, sino también a hacer balance de su trayectoria al frente de ambas entidades; una trayectoria que se centró en mejorar la situación económica de ambas (la Ruta estaba al borde de la desaparición) sin olvidar el resto de cometidos de cada una de ellas. “Hoy afirmo con orgullo y sin complejos que fuimos capaces de revertir la situación económica y salvar las dos entidades. Actuamos con valentía y decisión aplicando un paquete de reformas necesarias, conseguimos la acreditación ENAC, actualizamos un registro vitícola desfasado sabiendo que la foto que nos íbamos a encontrar era muy distinta de la oficial y doblamos los esfuerzos en control porque había que mejorar los precios de las uvas de nuestros viticultores y lanzar un mensaje de absoluta seguridad a los consumidores”, proclamó Casares. Emocionado casi hasta el llanto, el presidente agradeció los apoyos recibidos durante su mandato, incidió en que el Consejo Regulador debe ser “una entidad libre e independiente en sus decisiones” y demandó “un respeto a las decisiones soberanas de un Pleno democrático”. En cuanto a su futuro, Casares reconoció que no está en sus manos seguir o no al frente del Consejo Regulador. “Los frutos del trabajo están en sazón, los dos caminantes se encuentran en una encrucijada, seguir juntos o caminar separados. Si de la reflexión concluimos que seguimos juntos, hasta luego. Si, por el contrario -concluyó- decidimos caminar por senderos distintos, hasta siempre Ribeiro, mi Ribeiro”.

Cerró el acto el conselleiro do Medio Rural, José González, quien habló del “orgullo” que siente de la Denominación de Origen Ribeiro, “la comarca de la que procedo”, detalló. González agradeció la labor promocional del Consejo Regulador y afirmó que de las variedades autóctonas y la diversidad de la comarca es “de donde nace el prestigio de los vinos de O Ribeiro, y que trasciende a Galicia”. Sin hacer mención expresa al proceso electoral que afrontarán los consejos reguladores, el conselleiro incidió en que el objetivo de la Xunta es “continuar creciendo en superficie y en ventas, tanto a nivel nacional como internacional” y situar a Galicia “como principal destino enoturístico”. Al respecto, apuntó a la Estratexia do Viño de Galicia como la hoja de ruta para “avanzar en el desarrollo rentable y sostenible del sector vitivinícola”, que pasa por la recuperación de tierras en desuso. “Quiero agradecer la colaboración del CRDO Ribeiro que fue capaz de trasladarnos hasta 1.400 hectáreas y localizaciones preferentes para recuperar plantaciones de viñedo, una preocupación del presidente del Consejo que yo comparto porque para nuestro futuro necesitamos crecer”. Al respecto, José González afirmó que “no va a haber plantaciones en las DDOO si no se hacen de acuerdo y de la mano de los Consejos Reguladores porque deben ser ellos quienes determinen cuál debe ser el crecimiento de cada territorio”, concluyó.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This