Porque estar al día nunca fue tan fácil

Granja familiar y singular

Cada vez son más amplias las opciones empresariales destinadas a potenciar el rural gallego y todos los recursos que éste ofrece, bastante variados y de gran riqueza. Y un factor esencial cuando hablamos del medio rural es el gastronómico.

A día de hoy, no cabe ninguna duda de que Galicia dispone de una de las mayores despensas de producto. Por otra parte, el auge culinario de los últimos años también es responsable, en cierta medida, de que el consumidor demande productos de calidad al asistir éste a cursos, charlas informativas y eventos relacionados con el ámbito gastronómico. Un claro ejemplo es la apuesta que en su día iniciaron Marta García Villar y Víctor Boga. Dos aventureros, cansados de sus respectivos trabajos, de la vida en la ciudad y del estrés al que estaban sometidos. Decidieron dar un cambio radical a sus vidas y se embarcaron en una nueva apuesta.

A raíz de ese giro en sus vidas nace el proyecto empresarial ‘Millo e Landras’, una finca situada en la localidad de Vilasantar (A Coruña) que alberga a todos los integrantes de esta granja, además de contar con una casa típica gallega, diseñada y construida por Marta. Se trata de una granja muy singular, en la que cada animal es, prácticamente, un miembro más de la familia y es tratado como tal. Todos los productos elaborados llevan el mimo y el sello de la casa, además de estar en constante evolución y ofreciendo nuevas propuestas.

Marta y Víctor se encargan de los cuidados necesarios de la finca para tenerla a punto y en plena temporada poder disfrutar de sus productos. Alguno de ellos es el guisante lágrima, el tomate negro de Santiago, la variedad Abuela de Osedo, brotes variados, verduras en miniatura, etc. Sin olvidar el resto de productos que nacen de las posibilidades de esta empresa y del trabajo de los fundadores del proyecto. Uno de ellos, y muy actual, es el yogur estilo griego; pero también los quesos de cabra, patés y embutidos caseros, mermeladas, zumos… Ya que un pilar fundamental de esta granja -con certificación ecológica- son las razas autóctonas gallegas. El porco celta, la gallina de Mos o la oveja gallega, entre otros, son algunos de los miembros que integran esta singular familia.

Otra de las opciones ofertadas en este proyecto son las visitas guiadas para escolares y la posibilidad de que voluntarios de todo el mundo puedan conocer las instalaciones.

Manuel Garea

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This