Porque estar al día nunca fue tan fácil

El Restaurante Arzábal, ubicado en el Edificio Sabatini del Museo Reina Sofía (Madrid), ha sido el lugar elegido por la bodega Mar de Frades para la presentación de la nueva añada 2018, que destaca “por sus aromas cítricos, tropicales y por sus notas florales”. Así lo detalló la enóloga de la bodega, Paula Fandiño, encargada de presentar el nuevo vino ante un selecto público que pudo, no solo gozar de las bondades del Albariño sino combinarlo con un menú especialmente diseñado para la ocasión. Y es que Arzábal será la nueva embajada de Mar de Frades en Madrid durante este año.

Paula Fandiño se deshizo en elogios a la hora de presentar su propia obra, aludiendo a los cambios de la meteorología para explicar el proceso de elaboración. “Las abundantes lluvias y suaves temperaturas desembocaron en un rápido crecimiento de la vegetación herbácea en los suelos de las parcelas. La floración llegó tardía y en un momento de anticiclón polar atlántico. Así confirmamos un cuajado de racimos perfecto, donde ya se pudo augurar una cosecha generosa”, apuntó. La de este año es el fruto de una las cosechas más destacadas de la firma, tal y como reconocen desde la propia bodega. “Un vino que es la expresión más auténtica de la uva Albariño, y que ha causado la admiración y reconocimiento de los asistentes a la cata”, explican desde Mar de Frades.

La influencia del Atlántico es más que evidente en este vino. Los vientos del océano, unidos a las brisas de la ría de Arousa, condensan la esencia atlántica en un blanco “difícil de catalogar”, indican desde la bodega. La propia Fandiño ha señalado que esta cosecha 2018 supone “todo un éxito” para la bodega, y que espera que tenga una gran acogida por parte del público.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This