Porque estar al día nunca fue tan fácil

mariñán

En unos momentos en que se buscan destinos amables, en contacto con la naturaleza, alejados de masificaciones, que generen gratas experiencias… lugares como el Pazo de Mariñán (Bergondo) se presentan como una opción a tener muy en cuenta. Y más cuando sus instalaciones están acreditadas por su calidad, por sus cualidades y por el servicio que allí se presta. Y es que esta construcción propiedad de la Deputación da Coruña acaba de ser reconocida con la certificación Observer® de Turismo Científico, un sello especializado en reconocer el valor científico de destinos turísticos singulares y que supone, para el Pazo de Mariñán y su entorno, un reconocimiento de la singularidad de sus valores históricos y botánicos. “Este logro no solo es importante para Bergondo, sino para toda la comarca”, señala la alcaldesa, Alejandra Pérez. Y es que, aunque este espacio ya recibía mucho turismo, fundamentalmente gallego y nacional, con este reconocimiento se aspira a atraer a público de todo el mundo. “Buscamos la excelencia, y esperamos que este sello revierta en la calidad de vida, el empleo y la economía de la zona”, añade la regidora.

La Deputación considera que en estos momentos en que Galicia “debe reflexionar sobre qué turismo queremos” -apunta Xosé Regueira, vicepresidente y deputado de Turismo-, la consecución de este tipo de reconocimientos es muy importante para empezar a valorar lo que tenemos, pero también para que tanta riqueza revierta en el territorio y se genere un turismo mucho más interesante en términos económicos. “El patrimonio debe ser rentable y las administraciones tenemos que trabajar para ello. Porque el patrimonio no debe ser un lastre”, indica. En este sentido, tras la consecución del sello Observer® se diseñará una estrategia de gestión del recurso que convierta en “excelente” una visita al Pazo. “Debe ser una experiencia turística, sí, pero también cultural y de conocimiento”, añade Regueira.

mariñán

Y mimbres no le faltan a la auténtica joya patrimonial de la Deputación da Coruña. El Pazo, asentado a orillas de la Ría de Betanzos, forma parte de la Ruta de la Camelia de Galicia, siendo el jardín más septentrional de cuantos la conforman. Numerosos ejemplares de la llamada “flor de las Rías Baixas” campan a sus anchas por las 17 hectáreas que componen la propiedad, con formaciones únicas que solo se pueden contemplar en este Pazo. Pero no solo eso, sino que en los jardines de Mariñán se pueden encontrar hasta 100 especies diferentes, entre ellas, varios ejemplares de ‘Árbores Senlleiras’, gigantes centenarios que conviven con figuras geométricas de mirto al más puro estilo francés, árboles frutales (manzanos, cerezos, y hasta algún olivo), algunos de los primeros eucaliptos que se plantaron en Galicia o especies exóticas típicas de las casas señoriales. “Los Jardines históricos Observer® son lugares de interés cultural y botánico. Quedan definidos en esta categoría los conjuntos históricos del patrimonio natural o cultural que constituyan un recurso único y singular a través del que realizar actividades de divulgación y turismo científico en el campo de la botánica y la historia”, explican desde Observer.

pazo mariñán

Y es que la riqueza patrimonial, cultural y natural de la propiedad da para una visita larga y pausada. Sus múltiples rincones van sumando experiencias al visitante: desde la sombra de un tejo centenario al que abrazarse, al conjunto escultórico que puebla los jardines o una panorámica sobre la ría para divisar la fauna que la habita. Porque la propiedad dispone de un Observatorio de aves donde detenerse sigilosamente a contemplar el ir y venir de garzas, cormoranes o incluso un ganso solitario que año tras año recala en la ría de Betanzos. Y si la visita se realiza en compañía de los guías de la empresa local Compás, la experiencia es todavía más plena, dada la auténtica pasión que éstos sienten por el patrimonio natural y paisajístico de Mariñán y que transmiten en sus recorridos.

mariñán

Pero además de sus valores naturales, el Pazo como construcción histórica cuenta con numerosos atractivos. Sus orígenes se remontan al siglo XV, si bien por aquel entonces era una fortificación defensiva. Es en el siglo XVIII cuando alcanza su esplendor como construcción civil para uso residencial de las familias de la nobleza gallega a las que perteneció, hasta llegar al siglo XX, cuando Gerardo Bermúdez de Castro y Suárez de Deza, conocido como Gerardo Láncara, al no tener sucesión directa, legó el conjunto a la Deputación da Coruña, en el año 1936.

Del siglo XVIII, precisamente, datan las dos escalinatas del Patio de Armas, y la que desciende a los jardines, adornadas con remates y escalinatas labradas en granito. La propiedad fue declarada Conjunto Histórico Artístico en el año 1972 y en sus estancias pueden verse, además de muebles de diferentes épocas, una colección pictórica de gran valor, con obras de los siglos XIX y XX, fundamentalmente, con notable presencia de autores gallegos.

Para su acreditación, Observer valoró todos los aspectos que tienen que ver con el patrimonio natural y cultural, la conservación de la biodiversidad, la posibilidad de realización de proyectos de investigación y de actividades de turismo científico, la existencia de personal cualificado o la colaboración con proveedores de Km 0, detalle no menor dado que el Pazo de Mariñán se ubica en la Reserva de la Biosfera das Mariñas Coruñesas e Terras do Mandeo.

Con la obtención del sello, el Pazo de Mariñán se suma a la lista de destinos turísticos de excelencia certificados por Observer, cerca de 80 de ellos situados en Galicia.

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This