Porque estar al día nunca fue tan fácil

El grupo hotelero de origen santiagués Alda Hotels no ha parado de crecer desde su creación, en 2009, hasta convertirse en la compañía con mayor presencia en Galicia, donde regenta 37 establecimientos (de sus más de 80, todos en régimen de alquiler). La cadena, conocida por sus hoteles “urbanos, funcionales, bien ubicados y de pequeño tamaño” –como los define el CEO y fundador de la empresa, Alberto Rodríguez Boo– cuenta también con una línea de hoteles de playa que a día de hoy incluye 15 alojamientos en diferentes puntos del litoral gallego, desde Ribadeo hasta Bueu, pasando por localidades como Cabanas, A Coruña, Ribeira o Vilagarcía de Arousa. Precisamente, en una de sus últimas incorporaciones –el hotel Alda Carril– la cadena dio el pistoletazo de salida a la temporada estival con un encuentro con medios de comunicación en el que detalló sus planes de futuro a corto y medio plazo. Entre ellos, una mayor presencia en la Galicia costera, con apuestas como la realizada este año en la Ría de Arousa (tanto en la orilla norte como en la sur) donde ya llevan las riendas de seis establecimientos: dos en Vilagarcía, dos en Boiro, uno en Ribeira y uno en O Grove. “En diez días abriremos al público un séptimo hotel en el Mar de Arousa, concretamente en Vilanova, en el antiguo Alpina”, avanza el CEO. A ellos se sumará otro hotel en Corrubedo (Ribeira) en 2025.

En todos los casos se trata de hoteles de entre 30 y 50 habitaciones y de 2 o 3 estrellas. “De ahí hacia abajo –el grupo también regenta albergues, apartamentos turísticos, hostales o residencias de estudiantes– tenemos poca competencia en materia de gestión”, reconoce Alberto Rodríguez Boo. Otra característica de la cadena es su apuesta por dotar a sus establecimientos de tecnología puntera (muchos de ellos cuentan con el nuevo servicio de recepción online Guestin). “Se trata de un novedoso servicio de teleatención y control de accesos presentado este mismo año en Fitur y que ya está implantado en muchos de nuestros hoteles de playa”, explicó Rodríguez Boo. Se trata de un sistema que cuenta con un contact center operativo y multilingüe las veinticuatro horas del día “que permite la interacción por videoconferencia y es un complemento perfecto a la recepción presencial”, puntualiza el CEO de Alda Hotels.

El portfolio de Alda Beach incluye además de los hoteles costeros, algunas propuestas de interés para los que buscan escapadas que combinan descanso y cultura como Alda Santa Trega, en A Guarda. Además, la cadena ha iniciado su expansión internacional con la apertura de un hotel en Valença do Minho, a la que seguirá alguna incorporación más en el país vecino de cara, probablemente, a 2025. “Portugal está viviendo una pequeña burbuja en cuanto a precios y hay que ser prudentes a la hora de realizar una inversión”, apunta Alberto Rodríguez Boo.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This